14 noviembre 2011

La cosmovision cientifica


La noción de un ancestro común es increíblemente poderosa. No sólo en su poder explicativo científico sino en su significado trascendental. Uno va por la calle y ve personas, perros, gatos, árboles, flores... ¡pensar que somos todos una misma familia! Y no de una forma metafórica, o metafísica sino literalmente.
En serio. Pensar que literalmente uno y todos sus conocidos están emparentados con la remolacha que se está comiendo o las bacterias que viven en y dentro nuestro es casi impensable. Sin embargo es verdad.
Pero además estamos hechos de los mismos elementos que la Tierra sobre la cual caminamos. De hecho, la remolacha antes mencionada obtuvo gran parte de su materia del suelo, el agua y el aire. Somos parte de la Tierra. De nuevo, no de una manera metafórica sino tan literalmente como algo puede serlo.
Finalmente, esos elementos de los cuales estamos hechos  fueron creados en los núcleos de las estrellas a miles de millones de años luz donde átomos livianos se fusionaron a presiones y temperaturas inimaginables para formar... bacterias, remolachas, gatos, perros, personas. No sólo podemos trazar una línea continua que nos conecta con el resto de los seres vivos. Esa misma línea puede extenderse hasta el mismísimo Big Bang. También somos, literalmente parte del universo. Como decía Sagan, somos la forma que tiene el cosmos de conocerse a sí mismo.
Una minúscula porción del cosmos que ganó autoconsciencia y trata de averiguar cómo carajo sucedió todo esto, cómo llegó hasta ahí y si por ahí cerca hay algún otro pedacito de cosmos, también autoconsciente, que quiera hacerle compañía.
La ciencia nos une al universo de formas mucho más profundas, interesantes y trascendentales de lo que alguna vez pensó. Los astrólogos dicen que tenemos una "conexión" con el universo y tratan de parecer profundos. ¡Paparruchas! No, no tenemos una mera "conexión" con el universo, somos el universo.
La perspectiva científica te vuela la cabeza, te hace ver mucho más allá de cualquier cosmovisión limitada por el poder de la imaginación humana gracias a que se nutre de las historias más inimaginables que nos cuenta el universo. Y la mejor manera de escucharlo (porque la naturaleza no tiene secretos pero habla bajito), es prestándole atención, muy atentamente, con el método científico en una mano y una mente curiosa en la otra.

Tomado de: http://circuloesceptico.com.ar/2011/10/la-cosmovision-cientifica/

No hay comentarios: