14 octubre 2018

El gallo de bodas

Pues señor, este era un gallo, uno de esos de cresta colorada y plumas de colores, que pulía y pulía hasta hacerlas parecer rayos de luz. Este día más, porque era la boda de su tío Perico y había sido invitado.
Muy compuesto y altanero salía del corral y las gallinas suspiraban al verlo pasar. ¡Qué gallo tan bien plantao! ¡Qué hermoso es! ¡Su pico es pico de oro, míralo como brilla!
¡Ey! ¡Amigo! ¿Dónde vas? -gritó el señor don pato.
¡Voy a la boda de mi tío Perico! ¡Hasta luego! -dijo el gallo y se marchó.
Iba contento por el trillo que lo conduciría al festejo, cuando de pronto vio en medio del camino a dos pasitos solamente, una fresca plasta de vaca y … ¡con un olor! Al mirarla para no pisarla… ¡Ay, mamá! ¿Qué descubrió? En el medio de esa cosa, un reluciente grano de maíz decía:
-Cómeme, cómeme, cómeme. Nuestro amigo, dudaba y luchaba con su conciencia: ¿Qué hago?:
-Si pico, me ensucio el pico y no puedo ir a la boda de mi tío Perico, y si no pico pierdo el granito, ¿pico o no pico? Pero, fue tanta la atracción del suculento grano que picó y el pico se ensució.
Afligido fue donde estaba la hierba: -Hierba límpiame el pico que así no puedo ir a la boda de mi tío Perico.
No puedo. -Dijo la hierba.
Entonces fue donde estaba la chiva: -Chiva cómete la hierba que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -Dijo la chiva.
Fue a ver al palo: -Palo pégale a la chiva que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -Dijo el palo.
Fue a ver al fuego: -Fuego quema al palo que no quiere pegarle a la chiva, que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -dijo el fuego.
Entonces fue a ver al agua: -Agua apaga al fuego, que no quiere quemar al palo, que no quiere pegarle a la chiva, que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
No quiero. -Dijo el agua.
Fue a ver al Sol: -Sol seca el agua, que no quiere apagar el fuego, que no quiere quemar al palo, que no quiere pegarle a la chiva, que no quiere comerse la hierba, que no quiere limpiarme el pico para ir a la boda de mi tío Perico.
El Sol dijo: -Yo como astro rey ordeno que el agua apague el fuego, el agua dijo: Perdón yo apagaré el fuego, el fuego dijo: -Perdón, yo quemaré el palo. El palo dijo: -Yo le pegaré a la chiva. La chiva dijo: -Yo me comeré la hierba. La hierba dijo: -Yo le limpiaré el pico.
Y así fue como el gallo pudo asistir a la ceremonia. Y dicen que está tan agradecido al rey Sol, que todas las mañanas, cuando este asoma sus primeros rayos lo recibe con su: ¡Quiquiriquííííí!

13 octubre 2018

Pelicula Seleccionada: Distrito 9 (Neill Blomkamp, 2009)

Alienígenas, racismo, experimentación, Sudáfrica, moralidad social… y todo ello, mezclado (que no agitado, como diría James Bond) en el primer largometraje de Neill Blomkamp, un falso documental que narra cómo miles de extraterrestres son aislados del ser humano y viven en condiciones infrahumanas. Distrito 9 supuso una agradable sorpresa en referencia a las películas de extraterrestres, con una sugerente y llamativa propuesta no exenta de tensión a lo largo de sus casi dos horas de goce audiovisual. Uno de los aspectos fuertes del film es el paralelismo moral que acaece alrededor de la segregación alienígena en Johannesburgo, como ya tuvo lugar, en la realidad, el pasado siglo con la discriminación de los colonizadores ingleses y holandeses respecto a los habitantes de raza negra.

07 octubre 2018

Reflexion

Es imposible la salud psicológica, a no ser que lo esencial de la persona sea fundamentalmente aceptado, amado y  respetado por otros y por ella misma.
A. Maslow