14 septiembre 2012

Y tú… ¿a qué te dedicas?

Hace unos días, gracias a un compañero, ví una imagen muy significativa (la que acompaña este post, podeis ampliarla para verla mejor) sobre el trabajo de los que nos dedicamos a seguridad de la información, seguridad IT o, extrapolando, simplemente a informática, y acerca de cómo nos ven los que tenemos cerca en cada caso. Y es que creo que todos los que nos movemos en este mundillo hemos sufrido alguna vez el tener que explicar qué hacemos a algún familiar o amigo respondiendo a la pregunta maldita: y tú… ¿a qué te dedicas?
Personalmente, yo en primer lugar trato de evitar el tema y así la pregunta y la respuesta asociadas; una buena táctica suele ser el fútbol (puedo hablar durante horas de fútbol sin tener ni idea, recurriendo a lo de siempre: “este año vamos así así“, “no hay rival pequeño“…) o el clima (“ya empieza el calor“, “vaya día de frío“…), temas que casi nunca fallan. Pero si no logro distraer la atención con estas conversaciones y al final aparece la pregunta maldita suelo responder de forma muy escueta: o bien digo “informática” o bien digo “seguridad“, en función de cómo tenga el día y, sobre todo, de lo que crea que en cada momento va a dar menos juego a mi interlocutor para seguir con la conversación. Pero esto último no siempre lo consigo, y la cosa a veces se complica…
Si respondo “informática” ya sé que a continuación me van a comentar algo del ordenador que se acaban de comprar o, peor aún, de lo complicado que les resulta programar el DVD y de que si les podría echar una mano… En ese momento o bien les doy la razón asintiendo con la cabeza y cambio de tema o, si estoy en plan valiente, les explico que la informática es otra cosa y trato de convencerlos de que en cinco años de carrera no tuve ninguna asignatura de programación de DVD y que no me dedico a eso exactamente. A partir de aquí, si el interlocutor es avispado ya llega a su propia conclusión: “ah, entonces haces programas… Pues entonces podrías ayudarme, porque el programa de contabilidad nos va lento y queremos otro…“. Si es que ya se sabe: en informática o arreglas ordenadores o haces programas, no hay más…
Con paciencia explico que la informática es muy amplia y tiene muchas especialidades, y que a pesar de tener unas bases comunes no sabes de todas y cada una de esas especialidades… Eso no suele quedar muy claro y la gente insiste en el tema: “Pero si ni arreglas ordenadores ni haces programas, ¿cómo que eres informático? ¡Pues vaya informático, que no puede ni arreglar la batidora!” (digo batidora como ejemplo de cacharro con cable que, por supuesto, debe conocer a la perfección cualquier informático). En este momento ya suelo poner un ejemplo de un buen amigo que es muy descriptivo y todo el mundo entiende: ¿Verdad que cuando tienes paperas no vas al proctólogo, por muy médico que éste sea? Podría llegar al centro de tu dolencia, pero te aseguro que el camino sería más largo que el del especialista… Pues lo de la informática es igual: yo podría arreglar tu ordenador o diseñarte un programa, pero ya te adelanto que ni tú ni yo vamos a quedar satisfechos…
Si en lugar de informática digo que me dedico a seguridad la cosa suele ser casi peor… “¿Seguridad? ¿Pero no habías estudiado algo de informática? ¿Te lo has dejado? ¿Qué estás, de vigilante?” “No, a ver, seguridad de la información y todo eso, lo de los ordenadores, no me he dejado la informática…” “Ah, vale, lo de los antivirus…“. Sí, justo eso, lo de los antivirus… Aquí suele acabar la conversación por mi parte, pero siempre hay alguien -el avispado de antes, posiblemente- que tiene interés en tu vida: “¿pero qué haceis? ¿poneis programas para que no entren virus ni hackers, como en las películas? ¡Qué pasada!” Sí, tenemos unas pantallas enormes, tipo Matrix, con letras verdes que se mueven mucho… Además somos capaces de saber dónde está la casa de una persona simplemente mirando su IP -geolocalizamos de cabeza hasta llegar a la dirección física-, ampliamos cualquier imagen todo lo que nos da la gana sin que se pixele y entre nosotros hablamos hexadecimal. Si es que el cine ha hecho mucho daño… diez horas al día delante de una pantalla negra con letras blancas mirando payloads les daba yo a éstos…
Si tratas de hablar en serio con ellos y explicar lo que son los ataques remotos, las botnets, las infraestructuras críticas, el ciberdelito o la ciberguerra te metes en un lío del que luego es difícil salir. Un consejo: ni se os ocurra hablar de estas cosas; dejadlo, como sea, en los virus, en el vigilante o en Matrix, pero no expliqueis esto o vuestro interlocutor se hará una idea equivocada de vosotros… Una vez, alguien de más confianza -un familiar, para ser exactos-, incluso me preguntó si llevaba pistola… Claro, llevo un AK-47 en la mochila, por si se me complica el día… ¿Lo saco y pegamos unos tiros aquí en la calle, y luego llamamos a Torrente para hacernos unas cañas… o lo que surja?
En fin, que esto de intentar explicar a qué nos dedicamos los que trabajamos en este ámbito, que ya no sé cómo llamar, es complicado. Imagino que todos hemos vivido situaciones parecidas a las que he comentado, por eso a veces, cuando creo que responder correctamente no va a suponer más que un jardín del que luego no voy a poder salir de manera rápida, sencillamente digo “soy taxidermista, ¿y tú?” ;)

Tomado de: http://www.securityartwork.es/2012/05/28/y-tu-a-que-te-dedicas/

No hay comentarios: