08 julio 2013

¿Qué es Proyecto Loon? (Globos de Google para "comunicarlos" a todos)

Desde esta semana, Google ya tiene unos treinta globos volando allí arriba, a unos veinte kilómetros de altura, variando su altura entre las corrientes estratosféricas de manera controlada para poder manejar su localización, y comunicados con estaciones terrestres dotadas de antenas especiales que proporcionan conectividad a cincuenta usuarios en fase de pruebas en Nueva Zelanda. No es simplemente un anuncio, ni un plan, es una realidad tan grande como lo que ocupan treinta globos inflados. Experimental, por supuesto, pero una realidad. Puedes ver datos del proyecto, el anuncio original, y al equipo que desarrolla el proyecto desde Google X

Cómo se desplaza Loon

La estratósfera se ubica a una altitud de 10 km a 60 km sobre el límite con el espacio exterior y debe su nombre a los diferentes estratos, o capas, de viento que la forman. Su altitud extrema también presenta desafíos de ingeniería únicos: la presión atmosférica es del 1% con respecto al nivel del mar, las temperaturas rondan los -50°C, y, a su vez, una atmósfera más delgada ofrece menos protección contra la radiación UV y las variaciones de temperatura que causan los rayos del Sol. Pero por medio de un diseño cuidadoso de la cubierta de los globos que permite hacer frente a esas condiciones, el Proyecto Loon logra aprovechar los vientos invariables de la estratósfera y permanecer por encima de los fenómenos meteorológicos, de la vida silvestre y de los aviones.

Cómo está pensado Loon

La cubierta del globo es la parte que se infla. Las cubiertas de los globos del Proyecto Loon están hechas de filamentos de polietileno plástico y miden quince metros de ancho por doce de alto cuando están infladas. Se construyeron especialmente para utilizarse en globos de superpresión, que son más duraderos que los globos meteorológicos porque pueden soportar una presión más alta del aire en su interior cuando el globo llega a la altitud de flote. Sobre la cubierta se agrega un paracaídas, que permite que un descenso y un aterrizaje controlados cuando el globo deba quedar fuera de servicio.

La electrónica de cada globo funciona con energía de paneles solares que se encuentran entre la cubierta y el hardware. Con sol pleno, los paneles producen 100 Watts de energía, lo suficiente para que el globo siga funcionando mientras se carga una batería para uso nocturno. Y como los globos se desplazan con el viento y se cargan con el Sol, el Proyecto Loon produce su propia energía utilizando solo recursos renovables.

Debajo de la cubierta inflada, se ubica una caja con el equipo electrónico del globo, como las canastas que llevan los globos aerostáticos. La caja contiene tableros de circuitos que controlan el sistema, antenas de radio que permiten que los globos se comuniquen entre sí y con las antenas de Internet en la superficie, y baterías para almacenar energía solar de modo que los globos puedan funcionar durante la noche.

Cómo Loon proporciona conectividad
Cada globo puede proporcionar conectividad a una zona de aproximadamente 40 km de diámetro, a velocidades comparables con 3G. Para las comunicaciones entre globos y entre un globo y la superficie, los globos utilizan antenas equipadas con una tecnología de frecuencia de radio especializada. El Proyecto Loon utiliza actualmente bandas ISM (específicamente, bandas de 2,4 y 5,8 GHz) que están disponibles para que las use cualquier persona.

1 comentario:

Pablo dijo...

La pregunta es, cuanto tiempo aguantara uno de esos globos sin caerse?