26 febrero 2016

Reflexion

Las voluntades débiles se traducen en discursos; las fuertes, en actos.
G. Le Bon