28 agosto 2015

MMS el Suplemento Mineral Milagroso

Si leemos “MMS” pensaremos sin duda que nos encontramos  ante un Servicio de Mensajes Multimedia. Sin embargo, también puede tratarse de algo mucho más mágico, literalmente hablando: MMS son las siglas por las que se conoce un “Suplemento Mineral Milagroso” (Miracle Mineral Supplement) que, como su propio nombre indica y según afirma su descubridor, es la respuesta al SIDA, la hepatitis A, B y C, la malaria, el herpes, la tuberculosis, el cáncer y muchas más entre de las peores enfermedades que la humanidad se ha encontrado.
Ahí es nada, miles de investigadores dejándose la salud inútilmente en espartanos laboratorios durante años, cuando la solución es un simple elixir milagroso que tan pronto funciona contra virus que contra protistas, bacterias o descontroles genéticos.
¿Que hay detrás de tal maravilla? ¿Nos encontramos ante la nueva panacea sanitaria o ante el carromato de un charlatán más?. Veamos.

.
El equipo investigador
El Suplemento Mineral Milagroso es un descubrimiento de Jim Humble, que suele ser citado como ingeniero aeroespacial, aunque en alguna entrevista afirma haber empezado como técnico en una industria de esta rama para convertirse con el tiempo en un “ingeniero sin título, como una especie de ingeniero investigador en aeroespacio“, pasando a realizar pruebas con bombas atómicas, misiles intercontinengales y generación de “energía de plasma”. En estos tiempos, al ser técnico en electricidad (sic!), ayudó a reparar un vehículo lunar y aprovechó para comprobar que algunas misiones no habían llegado a la luna y que las que llegaron descubrieron estructuras extraterrestres en la cara oculta de nuestro satélite.
No me canso de repetir que el argumento de autoridad no es utilizable en ciencia, y que lo válido no es una opinión erudita, sino unos datos contrastables. No obstante, confieso que me cuesta no mirar de forma especialmente escéptica un remedio contra el cáncer elaborado por un ingeniero espacial autodidacta.
Pero volvamos a la historia del revolucionario descubridor: al acabar la guerra fría, Humble se dedicó a la minería, desarrollando técnicas para la obtención de oro. Estando en una prospección minera de sudamérica, varios de sus hombres enfermaron de Malaria, y al no disponer de medicamentos adecuados, les dió a probar unas gotas para purificar agua que llevaba consigo, tras lo que sanaron. A continuación, según su propio testimonio, se dedicó a recorrer la selva curando a enfermos de paludismo con las mismas gotas.
Al volver a los Estados Unidos, se dedicó a estudiar el componente de sus gotas purificadoras, percatándose de que era un producto que llevaba más de 75 años vendiéndose en supermercados y que se denominaba “oxígeno estabilizado” (es curioso que debiera volver a su país y trabajar durante un tiempo para conseguir leer la etiqueta del producto). Ahí estaba la panacea: estudiando como activar el oxígeno estabilizado, Humble encontró el remedio no sólo a la malaria, sino a enfermedades tan diversas como la Hepatitis A, B y C, el herpes, la tuberculosis o el cáncer.
.
El principio activo: activando el oxígeno estabilizado
En realidad, el principio activo de las gotas potabilizadoras de Humble se denomina dióxido de cloro estabilizado. El dióxido de cloro es una molécula formada por un átomo de cloro y dos de oxígeno, y representa un potente agente oxidante muy utilizado para la potabilización de agua, dado su poder biocida y neutralizador del color, olor y sabor del agua.
El dióxido de cloro es un gas muy inestable, por lo que debe producirse in situ mediante el uso de un generador, comunmente clorito de sodio (NaClO2) al que se hace reaccionar con cloro gaseoso o hipoclorito de sodio y ácido clorhidrico para que se genere el dióxido de cloro.
Debido a ello, el “Suplemento Mineral Milagroso” se vende en forma de clorito de sodio junto con un “activador” que, según los fabricantes es generalmente ácido cítrico, el cual produce la liberación del dióxido de cloro listo para sanar la multitud de enfermedades listadas en el prospecto del producto.
.
¿Curar el SIDA con un potabilizador de piscinas?
El dióxido de cloro se mantiene en el agua como ClO2, presentando una importante actividad microbicida al destruir las membranas bacterianas (Junli et al, 1997b) y ser capaz de penetrar en la capside de algunos virus (fundamentalmente enterovirus) dañando la capacidad genética del mismo (Junli et al, 1997a). Su acción oxidante mejora el gusto, olor y color del agua, al reaccionar con compuestos fenólicos como sustancias húmicas, otras sustancias orgánicas e iones metálicos.
Podría pues pensarse que un producto de este tipo, con tan buenos efectos sobre el agua (hasta hacerla consumible por el ser humano), podría ser una panacea si lo ingerimos directamente para combatir todo tipo de enfermedades infecciosas. Sin embargo, pensemos un poco: la lejía también es un buen desinfectante que muchos usamos a diario incluso en la alimentación, pero a nadie se le ocurriría beberse un trago de lejía para combatir un resfriado. No hay que olvidar que la dosis normal de estos potabilizadores suele ser una o dos gotas por litro de agua.
Y eso es lo que ocurre con el dióxido de cloro. La administración directa en las condiciones que especifica el fabricante puede ser muy peligrosa: el clorito de sodio, como hemos comentado, se degrada mediante otros compuestos intermedios en dióxido de cloro, todos ellos altamente oxidantes. El consumo directo puede provocar dolores abdominales, nauses, vómitos, diarrea, intoxicaciones, fallo renal y metahemoglobinemia.
Es por estas causas, entre otras, por las que un medicamento debe probarse concienzudamente en primer lugar en laboratorio, en animales y finalmente en ensayos clínicos con humanos cuando la peligrosidad está minimizada. Saltarse todos estos procesos e ingerir productos no aprobados puede tener muy desagradables consecuencias, especialmente si no se controla cuidadosa y experimentalmente tanto la dosis como los efectos adversos. En este caso concreto, las investigaciones relacionadas con la aplicación de dióxido de cloro como prevención de infecciones siempre utilizan dosis extremadamente bajas (Ogata & Shibata, 2008) y no han pasado del laboratorio. Por establecer una comparación, el protocolo del MMS aconseja tomar hasta 60 gotas diarias, que representan 3 gramos diarios, tres veces la cantidad requerida para producir nauseas y vómitos y un 20% de la cantidad necesaria para poner en peligro la vida (Segura, 2010) .
Alerta de la Agencia española del Medicamento sobre el MMS
Alerta de la Agencia española del Medicamento sobre el MMS
Todos estos aspectos han llevado a que el dióxido de cloro no solamente haya sido retirado de varias aplicaciones industriales y de tratamientos de aguas, sino que el  “Suplemento Mineral Milagroso” (MMS) haya sido declarado recientemente ilegal por la Agencia española del Medicamento y Productos Sanitarios, ordenando el pasado 14 de mayo de 2010 la retirada del mercado del producto.
En este caso, no nos encontramos con otro producto mágico inofensivo que no sólo no ha demostrado su eficacia, sino ante un compuesto potencialmente peligroso, que no debería administrarse hasta estar seguros tanto de su efectividad como de su inocuidad.
Referencias
  • Agencia española del Medicamento y Productos Sanitarios. Alerta de medicamentos ilegales, Nº 05/10 – MMS (Miracle Mineral Solution). 2010 [acceder].
  • Junli, H., Li, W., Nenqi, R., Li, L.X., Fun, S.R. and Guanle, Y. Disinfection effect of chlorine dioxide on viruses, algae, and animal planktons in water. Wat. Res, 1997; 31, (3): 455-460.
  • Junli, H., Li, W., Nenqi, R., Fang, M., and Li, J. Disinfection effect of chlorine dioxide on bacteria in water. Wat. Res., 1997; 31, (3): 607-613.
  • Ogata,  and T. Shibata. Protective effect of low-concentration chlorine dioxide gas against influenza A virus infection. Journal of General Virology (2008), 89, 60–67 DOI: 10.1099/vir.0.83393-0
  • Segura, G. 2010. MMS: Miracle Mineral Solution or Trojan Horse? Your Body and DNA Decide. The Dot Connector Magazine. July-August, 2010. [Publicación original] [Traducción al castellano]
Agradecimientos
  • A Edgar, que nos sugirió amablemente el tema.
.
Entradas relacionadas:

Tomado de: http://lacienciaysusdemonios.com/2013/07/23/el-suplemento-mineral-milagroso-mms-2-0/