17 agosto 2012

¿Steal my Wi-Fi? No, thanks

Comentaba Enrique Dans hoy un artículo de Bruce Schneier en Wired, titulado “Steal This Wi-Fi“. Básicamente, éste (Schneier) viene a defender los argumentos por los que tiene su Wi-Fi abierta a todo aquel que quiera utilizarla, y aunque algunos de los argumentos me parecen correctos, con otros discrepo profundamente, así que no me he podido resistir a escribir algo. Aprovecho además para recomendar a nuestros lectores, habituales y esporádicos, que si han decidido no dejar abierta su Wi-Fi, cambien de WEP a WPA, sí o sí. Las molestias del cambio es mínimo, y el incremento en seguridad, muy sustancial (vean este artículo del propio Schneier si no se lo creen, como apunta un comentarista por allá). Pasando al artículo, el primer y creo que principal argumento de Schneier para dejar la Wi-Fi abierta es la cortesía con los invitados; si alguien recibe calefacción, agua y una taza de café, ¿porqué no Internet? Admito que el argumento es correcto, pero en mi caso, nunca he tenido un invitado que haya tenido la necesidad de acceder a Internet con su propio dispositivo, por lo que esa cuestión nunca se me ha planteado. Por supuesto, si de manera frecuente tuviese amigos que necesitasen acceso a Internet, me plantearía alternativas. También afirma, en referencia a la seguridad de los datos propios, que, puesto que se conecta a menudo con Wi-Fis de aeropuertos y hoteles, la seguridad debe residir en el PC, y no en la red. Estoy de acuerdo, pero no es mi caso; apenas utilizo el ordenador cuando no estoy en casa, y no acostumbro a usarlo en hoteles o aeropuertos, por lo que la exposición de los datos que conservo en éste a terceros está limitada por elementos que controlo: la red y el propio PC. Si tuviese que viajar a menudo, me abstendría de utilizar servicios como la banca electrónica u otros en los que el dispositivo es un mero transmisor; llámenme paranoico si quieren. Por último, hablando del robo de ancho de banda, estoy de acuerdo en que resulta más una molestia que otra cosa, excepto en aquellos casos en los que la otra persona decide abusar de tu generosidad; que alguien te quite ancho de banda no supone demasiado, la verdad.

Hasta aquí, los argumentos en los que puedo estar más o menos de acuerdo o no se aplican a mi caso. Sin embargo, hay otros con los que estoy mucho menos que de acuerdo, y hay uno en particular que es para mí, la principal razón para evitar tener tu Wi-Fi abierta. Éste se basa en la posibilidad de que alguien efectúe actos delictivos mediante tu equipo: pornografía infantil, estafa, intrusión en empresas, etc. Alguien puede pensar que el hecho de tener tu Wi-Fi abierta puede servir como defensa frente al juez, algo así como un “yo no he sido”. Este es un argumento más defendido por Dans que por Schneier. El caso es que a no ser que a las tres de la mañana entren en tu casa los GEOs y confisquen de repente todo tu equipamiento informático, si un buen día recibes una citación judicial, iba a ser complicado un mes después convencer al juez de que tu Wi-Fi se encontraba abierta. Es algo como decir que te habían robado el coche cuando te llega una multa dos meses después de la infracción. No conozco demasiado el sistema de registro de los Access Points, pero me juego un brazo a que no guardan en una memoria no volátil las modificaciones en la configuración (para demostrar, por ejemplo, que el proveedor te lo instaló abierto en origen), y me juego el otro a que nadie o casi nadie tiene configurado el sistema de syslog del Access Point, que por otra parte esté probablemente muy limitado en el tipo de eventos que genera. Y aún en el caso de que el juez admitiese que el Access Point estaba abierto, te tocaría demostrar que efectivamente, no has sido tú el autor de las acciones delictivas (lo más normal es que tus potenciales vecinos se desmarcasen del uso de tu Wi-Fi, si ven el panorama feo). En definitiva, que lo más posible es que acabes delante de un juez, lo que te robará tiempo, dinero, te meterá en un lio que puede ser considerable, y si el juez en cuestión decide que puesto que la conexión está a tu nombre por contrato, te toca apechugar con la culpa, te costará más dinero o cosas peores.
Por último, se hace mención a los problemas (actuales o futuros) que puede tener WPA, y en esto también incide Dans más que Schneier, que es muy consciente de las fortalezas y debilidades de WPA. Por supuesto que WPA tiene sus limitaciones de seguridad; básicamente igual que muchas tecnologías y protocolos seguros, pero eso no es suficiente para afirmar, como dice Enrique Dans, que no sirve para evitar el crimen por sus problemas de seguridad, que es lo mismo WPA que nada. No. Quizá WEP sea casi lo mismo que no tener nada (y ni aún así), pero WPA es lo suficientemente seguro para que no sea nada nada fácil romperlo si se hace uso de una clave robusta. De hecho, hay que tener mucho interés, bastante tiempo y unos no despreciables conocimientos técnicos para intentarlo; y eso no asegura que se consiga. Y si pasamos a WPA2, les puedo asegurar que pueden dormir tranquilos. Por supuesto que tiene sus limitaciones y saldrán problemas técnicos en el futuro, al igual que los tienen el ssh o el https, pero eso no evita que sigamos utilizando la banca electrónica, ¿verdad?
En mi opinión, aunque tener tu Wi-Fi abierta es un signo de generosidad hacia otras personas, y algo que algunos agradeceríamos cuando nuestro proveedor decide cortarnos la conexión un sábado por la mañana, puesto que después de todo desconocemos que hace “el otro” a través de tu AP, creo que los riesgos exceden las ventajas, aunque después de todo es una decisión personal. No es cuestión de pensar que todo el mundo es malo, pero tampoco que todo el mundo es “güeno”. Simplemente porque meterse en un proceso judicial, aunque salgas indemne, debe ser ya de por sí algo bastante traumático (y costoso). Y tampoco se fíen, en el lado contrario, y como les decía José Selvi hace unos días, de todo aquel que tiene su red abierta, porque no todo es lo que parece.
El lunes, más. Como siempre, pasen todos un buen fin de semana.

Tomado de: http://www.securityartwork.es/2008/01/11/%C2%BFsteal-my-wi-fi-no-thanks/

No hay comentarios: