19 junio 2014

50 errores que las mujeres cometen al tener sexo

Este artículo lo publico una mujer es su blog (http://tweekerchick.blogspot.com/2006/11/so.html) y está en inglés, pero en realidad no está escrito por ella. Como ella misma dice, lo encontró en un foro (http://www.thatsjustnotright.com) y fue actualizado con redacción propia del colaborador de foroactivo, con otros foros blog.


50 errores que las mujeres cometen al tener sexo

1. Suponer que él puede tener una erección durísima cuando te conviene. Al contrario de la creencia popular, los hombres no pueden tocar un switch para erguir su pene porque tú decidiste dejar de ser una perra frígida. Hacer que tenga una erección es tu responsabilidad. Sugiero que averigües cómo hacerlo.

2. Pensar que besar necesita ser algo dulce y bonito todo el tiempo. A veces presionar tus labios contra la boca de tu pareja mientras te excitas es lo máximo. Depende de la situación.

3. Esperar que sea un metrosexual. Si eres de las que los quieren limpísimos, prefieres los champiñones y no te gusta su aspecto de trompa de elefante de su pene, no te frustres ni lleves tu frustración a la cama. Platícalo con él y sugiérele suavemente algunos cambios, tal vez esté de acuerdo y hasta te complazca haciéndose la circuncisión. No tiene la culpa que de niño no se la hubieran hecho. Anímalo, un urólogo lo circuncidará en un par de horas, sólo estarán sin sexo cuatro laaaargas semanas, y luego ¡a disfrutar los dos su casco de soldadito pelón!

4. Esperar que se abracen. Los hombres y las mujeres son diferentes. El sexo hace que la mayoría de las mujeres quieran hablar y crear un lazo íntimo y todas esas tonterías. Eso hace que los hombres se desmayen. Es algo biológico. Deja de luchar contra ello, y deja de echarle la culpa. No es su culpa.

5. Esperar que él siempre te inunde con encanto y romance. A veces es bonito. A veces. Pero esperar que siempre sea como de rosas y velas es como esperar que tú te portes como estrella de pornografía todo el tiempo. Si no estás dispuesta a hacer eso, no esperes que él cambie para ti. Dile piropos y algo bonito sobre cuánto te gusta él, cuánto te gusta su pito, a él le encantará.

6. Ser egoísta en la cama y la falta de iniciativa: es lo que más les molesta. Sin importar la mierda que nos obliga a creer la revista Cosmopolitan, es sexo NO sólo se trata de nosotras. Supéralo. Usar Cosmopolitan como guía del sexo. No sé quien inventa la mitad de esta mierda, pero estoy bastante segura que necesitan terapia.

7. Tomar el pene cual si fuera una bolsita de gel y estriparlo muy fuerte. Torcer sus testiculos sin delicadeza. No es nada agradable.

8. Ser demasiada refinadita como para decirle qué es y qué no es aceptable antes de tener el sexo. Sé honesta y haz el sexo sin prejuicios. Si él pregunta si puede darte un pinchazo en el trasero, y te ríes y dices "no" como si fuera una invitación, no te sorprendes cuando él "accidentalmente" pone su pene en tu trasero.

9. Esperar que él se desvista con algo de gracia. Él está a punto de conseguir concha. Conténtate con que se quitó los pantalones por completo. Si te importa tanto, desvístelo tú.

10. No afeitarte las piernas. No hay nada más desagradable para un hombre que sentir la picazón de unos vellos que están creciendo, o ver unas piernas más velludas que las de él. Si quieres que tu hombre no te raspe con su barba, debes sacar y usar tu maquinilla de afeitar.

11. Permitir que tu ingle parezca como la jungla amazona. Si, la depilación con cera duele. Si tienes piel sensible y no te puedes afeitar, lo siento por ti. Pero por amor de dios, corta ese vello si quieres que él pase tiempo por allí abajo. El hombre es visual, quítate todos los vellos, hazte la depilación brasiñela total.

12. "Castigar" o hacerse del rogar. Negando el sexo cuando tienes una pelea o algo paso con tu pareja. Te estas castigando a ti misma. Aunque así lo pienses, los hombres no mueren por la falta de sexo. El sexo "no es un favor" para ellos.

13. Vivir en el Siglo XVII. Sé muy pícara y actualízate. Así como a ellos no les gusta que traigas vellos como jungla amazónica, las mujeres ahora los prefieren depiladitos, aprovécha el momento para depilarlo, es muy excitante para los dos. Usa rastrillo y al final una crema humectante para piel sensible. Así los dos disfrutarán las sensaciones de estar depiladitos con piel sueve como de bebé.

14. No asearte antes del sexo. Sé que el sexo es algo espontáneo, pero esto es más bien una afirmación general. Si no te has bañado ese día, y las cosas huelen un poco a … mariscos… exigir el sexo oral es un poco ridículo de tu parte. No tardes horas en el baño, porque perderá interés o se dormirá.

15. No expresarte en el sexo oral. Díle de qué forma te gusta que te haga el sexo oral, cómo usar sus labios, su lengua, si debe o no usar sus dedos, en qué parte sientes más placer. Hazle sentir tu orgasmo cuando él tenga su boca y lengua.


16. No hacer el sexo oral sólo porque estás en tu mes. Él no lo hacía. A menos que quieras que él no haga sexo oral por causa de sus propios altibajos hormonales, sugiero que te compres unas rodilleras. Si prefieres, antes bañense juntos, es excitante.

17. Hacer el sexo oral a un hombre sin mirarlo y sin usar las manos. Juguetea con su glande, succiona, succiona, y succiona. Usa la lengua, llévalo hasta el fondo de tu boca hasta donde te sientas a gusto, una y otra vez. Si pierde dureza la erección y se está retorciendo de placer, no te preocupes, es normal. Muchas vecas una felación prolongada requiere de unos minutos para que tu hombre reponga energía.

18. Quejarte cuando el empuja tu cabeza hacia su pene en vez de acariciar tu pelo. ¿Sabes por qué está empujando tontita? Porque no lo estás haciendo bien, y aparentemente has ignorado las demás insinuaciones que te ha dado. Presta atención a las señales que te está mandando.

19. Olvidar que él tiene un cuerpo que le gusta ser tocado también. Los hombres tienen cosas como espaldas, hombros, pezones, panzas, testículos y otras partes que son agradables para besar, lamer, chupar y tocar. Pierdes muchas partes buenas. Cuando toques su pene o testículos hazlo con firmeza pero nunca lo lastimes. NUNCA uses los dientes, al menos que él te lo pida.

20. El pudor: él no sabe lo que es eso. Suéltate un poco más. Un poco de fantasía puede ser bonito. Si él te trata con respeto todo el tiempo, no debes de ofenderte cuando te llama su pequeña putita sucia. Cuando te dice puta y que te vengas, es su manera de mostrar que le importa si te satisface. Deja de ser delicadita. Si te confiesa alguna fantasía sexual, NUNCA se la recrimines ni lo juzgues de enfermo, por más loca y sucia que sea, así tambiém podrás compartirle tus fantasías.

21. Quejarse. Que las caricias no te gustan, estás incomoda, la posición te molesta, etcétera, terminarás matando el momento. Aprende como decir las cosas, él tampoco es adivino para saber como quieres ser tratada en el sexo. Toma su mano con suavidad, guíalo cuando te está tocando y muéstrale cómo te gusta. Ayúdale a ahorrar tiempo y muéstrale dónde está tu clítoris.

22. Meterte a la cama con él, desnudarte, fajar y luego decidir que sólo quieres que se abracen, luego ponerte ofendida cuando él quiere más. Es tu decisión detenerte, pero no te pongas toda sorprendida cuando lo confundas. Lo tienes desnudo en tu cama, ¿Qué más pensabas que iba a pasar?

23. Negarse a ser espontánea. Sé que esto suena escandaloso pero a veces el sexo fuera de la recámara es divertido. No desprecies un rapidín sólo porque no es un lento maratón sensual. El sexo es algo dinámico. Hay una energía cruda impresionante cuando sólo tienes 20 minutos pero necesitas a alguien tanto que lo haces medio vestida contra una pared. Reajusta tu pensar.

24. Esperar que él te desvista o desvestirte en la oscuridad. Me pongo un sostén casi todos los días. Sé sin duda que quitarlo no es siempre fácil. Ayuda al hombre. Hacerlo con la luz encendida no es pornográfico. Si eres tímida, baja las luces, pero siempre dale al hombre algo que ver. No debes quitarte la ropa de prisa y luego esconderte de repente bajo la colcha. No quitarse los calcetines, es poco sexy.

25. Tener esa expresión aburrida en tu cara. Los hombres se fijan en lo visual comparado con las mujeres. Dale algo que ver. Ponte encima y arquea tu espalda un poco. Muévete. Haz algo para indicar que 1) no estás muerta y 2) no has sufrido una apoplejía menor que te haya dejado sin poder moverte.

26. Esperar que haga todo el tocar mientras estás encima de él. Es tu cuerpo, estás acostumbrada a él. Juega con tus tetas, frota tu clítoris, haz algo para que su trabajo sea más fácil.

27. Tumbarse en la cama como un vegetal y esperar que el hombre lo haga todo, no moverte para nada. La posición del misionero (con el hombre encima) no es una excusa para no hacer nada.

28. Negarte a estar encima o a tomar el control. No hay por qué los hombres deben hacer todo el esfuerzo todo el tiempo. Está bien gatear, cruzando la cama para empujarle hacia abajo y echarte encima. No es su responsabilidad iniciar las cosas todo el tiempo.

29. Negarte a dejar que él tome el control. Así que eres feminista. ¿Y qué? Dejar que él tome las riendas no hace que lo seas menos.

30. Negarte a usar aceites / crema batida / otras sustancias sucias pero divertidas porque tienes sábanas finas egipcias de algodón que fueron hechas a mano por la única persona capaz de duplicar ese mismo patrón. Se pueden lavar.

31. Esperar que él averigüe lo que te gusta según los sonidos que haces. Usa tus palabras. ¿Alguna vez has escuchado cómo suenas cuando estás teniendo sexo? Si te escucharas en un casete, y alguien te pidiera una explicación de lo que causa un sonido u otro, 67% de las mujeres respondería con respuestas como "Me golpeé el dedo del pie" o "Subí por unas escaleras" o “Estaba instalando tablaroca”.

32. Dejar que los condones sean responsabilidad de él. Si eres activa sexualmente e insistes que él use un condón, sugiero que compres una caja y que la mantengas junto a tu cama. No todos los hombres los tienen a la mano, y es tanto tu responsabilidad como la de él. Si piensas que eso te convierte en puta, no debes tener sexo. Regresa a la escuela.

33. Asustarte cuando quiere una nueva posición o experimentar algo nuevo. Usa la creatividad con tu cuerpo, lleva su pene a lugares y posiciones que ni imaginabas, y no lo reprimas cuando quiera hacer algo nuevo, haciéndote preguntas estúpidas como ¿con que puta aprendería a hacer esto? ¿Dónde andaría? Están hartos de que el sexo anal sea un mito y se les considere "enfermos" por proponerlo.

34. No hay nada peor que cuando una chica excita a un hombre y luego se va porque no quiere complicaciones. Salir con todo un discurso sobre no ser un objeto sexual cuando él intenta coger tus senos. Por dios, sólo une uno con el otro y disfrútalo. Tendrán una hermosa vista con el clásico 69 para el sexo oral.

35. Esperar que él te trate como una muñeca de porcelana. Detesto dar malas noticias pero no te vas a romper hermana. Hacerlo contra una pared te da un moretón en el hombro. ¿Y qué? Míralo después y ríete del recuerdo.

36. Negarte a tratar de hacer otras cosas en el nombre de "hacer el amor". No estás haciendo nada. Estás desnuda con otra persona. Haciendo muecas y sonidos extraños. Deja de convertirlo en algo romántico.

37. No tomes las cosas demasiado en serio. El sexo es divertido. En realidad es divertidísimo. En algún momento, alguien se va a caer de la cama, va a golpear su cabeza con una lámpara, patear a un enano o tropezarse encima de una cabra por accidente. Es como te enfrentas a todo eso, lo que de veras importa.

38. Quejarte como arpía cuando él sugiere un trío. El sexo entre tres es el sueño de muchos hombres porque es totalmente visual. Si te propone un trío no te asustes y que no te quite el sueño, no te está juzgando ni está insatisfecho, ni quiere decir que necesita más o a otra mujer. No le dés una negativa rotunda. Mejor, juega con su fantasía y díle que lo pensarás, que tal vez un día tú se lo propondrás.

39. Hacer todo un alboroto si él pierde una erección. Pasa. Lo más probable es que él está mortificado por que tú NO estás ayudándole, o porque tuvieron una larga sesión de sexo oral o después de que eyaculó. Abstente de usar frases como “pasa a todos”. Sólo cambia a otras actividades, háblale cosas sucias al oído, de fantasías sexuales, hasta que su pene se ponga duro de nuevo, y si no pasa, excítate de otra forma con él, juega con su pene chiquito, hazle sexo oral, jueguen con un consolador. Él todavía puede estimularte. Mascullar “olvídalo” y luego darte una vuelta no está bien.

40. Uñas. Es una cosa trazarlas por la espalda de tu pareja. Es otra cosa cuando agarras su mercancía con unas garras.

41. Quejarte cuando te deja algo de su leche encima. Estás teniendo sexo. Esas cosas pasan. Esa es la finalidad. Aclara dónde sí puede y dónde no puede eyacular su leche y déjalo así. Acuérdate, cierra los poros de la piel.

42. No hacer nada de sonidos. Gime. Grita su nombre, o algo para que él sepa que es el mejor que has tenido. No mientas ni exageres, él lo sabrá.

43. Dejar que él sea responsable de tu orgasmo. El sexo es cosa de dos. Tú sabes lo que te excita. Dile. Si no lo haces, es tu culpa cuando está roncando y estás volviéndote loca por falta de satisfacción sexual.

44. Fingir los orgasmos. No lo hagas. Al fingir un orgasmo (si te cree) él piensa que hace todo bien. Y si él no sabe lo que no funciona, no lo va a cambiar. Empezar un círculo vicioso de sexo no gratificante eventualmente dañará a su ego.

45. Cualquier cosa que involucre insertar algo en su cuerpo que no sea aprobado específicamente de antemano. No me importa lo que dice Cosmo, algunas cosas simplemente no son gratas sorpresas.

46. Hacer todos tus preparativos para dormir antes de tener el sexo. Sí, dormir con maquillaje puesto es malo. Pero ahora no es el momento para quitártelo. Puedes hacer algo mejor que eso. Y en realidad, coger con tu montón de pelo debajo de una redecilla y con crema para el acné en tu nariz no es la gran maravilla.

47. Limpiar después del sexo. Limpiar su leche es una cosa. Pero cambiar las sábanas de inmediato para poder ponerlas en la lavadora y luego desinfectar todo lo que tu cuerpo desnudo pueda haber tocado no es la manera de hacerlo.

48. Suponer que el sexo significa una relación. La única relación que tienes es que ahora ha metido su pene en tu concha. Allí termina todo a menos que se diga lo contrario.

49. Hacer preguntas justo después. Es el equivalente para las mujeres de decir "¿te gustó?". Ahora no es un buen momento para preguntar "¿Me amas? “¿Qué significa todo esto?”. En ese momento, lo más probable es que significa que necesita tomar algo, ir al baño, y tomar una siesta, quizá no en este orden.

50. Esperar que se duerma contigo en sus brazos. Si después del sexo necesitas un abrazo, ¡dáselo o pídeselo!, pero no esperes a que él te lo dé, muchas veces terminan muy agotados. Pero ¿cuando se trata de dormir? Un brazo colgado por tu hombro debe ser suficiente.

No hay comentarios: