19 diciembre 2017

Luces

Consultado acerca del amor el maestro , como les gustaba definirlo, sentencio:

“Las mujeres iluminan, los hombres brillan”

Asi como existen dos géneros, en forma correlativa existen dos tipos de seres. Los que iluminan y los que brillan.

En este caótico y oscuro universo las mujeres son los seres que iluminan, con distinta calidad de luz. Algunas encandilan, otras nos ciegan, muchas nos deslumbran a punto de hacernos perder el sentido
pero todas iluminan.

El hombre sin embargo carece de luz propia, el hombre brilla ya no en virtud de cualidades personales sino en la riqueza de reflejar luces que le son ajenas.

Por eso es que el hombre debe pulirse, preparase para la mejor de las luces y así brillar al unisono.
Porque un hombre sin pulir, tosco opaco seguramente brillara poco malogrando la luz de la dama que le haya tocado en suerte. Y es esa, y no otra, la razón por la cual son las mujeres son quienes elijen y los hombres son los elegidos
Las mujeres elijen porque conociendo de su valor seleccionan al hombre que mejor brilla y que pueda reflejar la intensidad y calidad de su luz.
Cuando una mujer mira a un hombre no esta viendo otra cosa que el brillo de su luz, razón por la cual se enamora, ama esa conjunción entre su luz y el ser perfecto que la refleja, esa conjunción que es fruto de su elección. sin dudas su mayor creación.

El hombre por el contrario, no se enamora sino que disfruta de ese mágico vinculo. Consiente de haber sido correctamente elegido y sabiendo de su rol pasivo en la relación, disfruta y goza.

Dicho esto el maestro callo porque todo lo demás ya lo habían escrito los mas famosos poetas.

( Extraido del “ breve manual del hombre inolvidable” Cap 5, probablemente)

1 comentario:

Maria dijo...

Nunca había escuchado esto