05 enero 2017

19 años de matrimonio después descubre que su mujer era un señor

Jan, el marido engañado, conoció a su futura mujer en un viaje a Indonesia, se enamoró, le pidió matrimonio y le llevó a su país: “No fue fácil traerla a Bélgica –cuenta el hombre en una entrevista en Telegraph-. Las autoridades belgas tenían serias dudas acerca de la autenticidad de su nacimiento y su identidad, pero finalmente fue aceptada. Yo pensaba que era una mujer atractiva, no tenía ningún rastro varonil”.
¡Cómo iba a saber que era un tipo, si estaba pixelada!
El matrimonio transcurrió con aparente normalidad durante casi dos décadas, salvo por dos detalles delatores: Monica, de 48 años, se negaba a tener hijos, alegando que ya había tenido dos de matrimonios anteriores, y una vez al mes se ponía compresas y simulaba tener la regla. “Ni siquiera me di cuenta de nada durante el sexo”, recuerda ahora el burlado marido.

La verdad sobre la identidad real de la mujer salió a la luz recientemente, cuando Monica experimentó un cambio radical: “Empezó a llevar ropas llamativas, faldas ultra-cortas y tops minúsculos, dejando todo el vientre al aire –cuenta Jan-. Mi hijo mayor se la encontraba de esta guisa en la discoteca”. Hasta que finalmente el hombre (Jan) leyó en su móvil unos mensajes románticos de otro señor, probablemente también engañado por la precisión de los bisturíes indonesios.

Fue entonces cuando un amigo de Jan le puso al corriente sobre los rumores de que su querida Monica era en realidad un señor operado, rumores que también habían llegado a oídos de su hijo. Al enterarse, el marido agarró a su esposa por las solapas de la bata de lentejuelas y la espetó: “¡¿Eres un hombre?!”. Confrontada con la verdad, Monica reconoció que había nacido niño, pero que ahora estaba operada y era una mujer. “Mi mundo se desplomó. Todo se desvaneció. Llegó la policía”, cuenta compungido.

El hombre está en tratamiento psiquiátrico y ha iniciado un procedimiento legal para anular su matrimonio. Sin embargo, un tribunal belga no ha admitido su petición de impedir la entrada en casa de su ex mujer. Los hijos de Jan, que han vivido con Monica como si fuera una madre o una hermana mayor, pero nunca un amigote para ver el fútbol, “están devastados”, asegura el abogado de Jan.

Tomado de Telegraph.

No hay comentarios: