19 diciembre 2015

Alíen, el octavo pasajero viaja a Latinoamérica

En la película estadounidense de ciencia ficción y terror: Alíen el octavo pasajero, la nave espacial Nostromo pretende retornar con sus siete tripulantes a la Tierra, pero al responder a una llamada de auxilio de una antigua nave varada en un planeta desconocido localizado en un sistema extrasolar hasta ese entonces inexplorado, la tripulación decide investigar y entonces ya dentro de la nave antigua y abandonada, los tripulantes descubren una enorme cámara llena de numerosos huevos, uno de los cuales libera una criatura que se adhiere al casco de uno de ellos, lo ataca y lo deja inconsciente.
Luego el miembro de la tripulación despierta aparentemente ileso, pero durante una comida antes de entrar en hipersueño comienza a asfixiarse convulsamente hasta que un ser emerge violentamente de su pecho, matándolo y ocultándose en la nave………pues bien ahora que han recordado la trama de la película a la cual hago mención quisiera relacionarla con aquellos patógenos infecciosos que son capaces de causar un caos semejante al de la nave Nostromo. Los virus pueden ser los octavos pasajeros de la mayoría de organismos vivos en el planeta, existen virus que afectan específicamente a especies vegetales y en la mayoría de las ocasiones provocan una serie de síntomas que repercuten en el rendimiento de su nivel de producción, y en la mayoría de ocasiones también puede provocar la muerte de su huésped, por ello los virus son conocidos como parásitos que dependen de la maquinaria celular de sus huéspedes para reproducirse y poder infectar al siguiente huésped.
En términos biológicos los virus están compuestos por dos estructuras principales: ácido nucleico, y una cubierta de proteínas. Los virus vegetales se pueden ensamblar siguiendo cierta simetría o patrón, pueden ser elongados o esféricos (icosaédricos) y la manera de multiplicarse dentro de su huésped depende de la información genética que contienen. Como lo hacían los huevos del extraterrestre que protegen al ser que crece dentro de su cubierta y que poseía la capacidad de afectar a los tripulantes de la nave Nostromo.
Sin título-1
Ripley junto a Jonesy (el gato)

Ahora para saber si una planta está infectada o no, debemos conocer el procedimiento de infección que usa un virus, y esto se puede hacer usando métodos de identificación viral específicos que están basados en diferentes propiedades de los virus. Se pueden hacer bioensayos es decir usar plantas e infectarlas con virus y mirar su reacción. Se puede saber también si una planta está infectada o no usando microscopios electrónicos e identificar qué tipo de virus está causando la infección. Y una de las técnicas más eficientes es la que usa la reacción en cadena de la polimerasa conocida como PCR.
Está basada en la presencia de secuencias únicas en el ácido nucleico del genoma de cada virus que permiten identificar un virus de otro. Esta es la técnica que uso en mi investigación combinada con técnicas de clonado y así conocer con mayor precisión el virus que está afectando al cultivo que analizo.
Es importante identificar si un cultivo de interés comercial está contaminado por un virus, y poder deshacernos de él para evitar sus efectos. Los cultivos de solanáceas como la papa y el pimiento en América Latina son muy explotados además de tener mucha importancia en la alimentación mundial, lamentablemente estos cultivos se ven afectados y son mermados en su rendimiento al estar contaminados con virus. Por ello es necesario implementar herramientas de saneamiento vegetal y así garantizar material limpio en los cultivos de América Latina.

Tomado de: http://jmmulet.naukas.com/2015/07/10/alien-el-octavo-pasajero-viaja-a-latinoamerica/