21 junio 2012

Audi lanza una bicicleta eléctrica que tiene conexión a Internet

Las baterías van alojadas en el interior del marco y se recargan totalmente en solo 2,5 horas. Excluyendo los componentes eléctricos, el peso total de la e-bike es de 11 kg. Desde una pequeña pantalla táctil se pueden elegir modos de pedaleo, y un programa permite hacer competiciones en línea
Audi creó una bicicleta deportiva díficil de encajar con alguna una categoría conocida. Se trata de la e-bike Wörthersee, un rodado que combina propulsión eléctrica con un diseño musculoso y un alto rendimiento.
El campeón de trial Julien Dupont, y la especialista en descensos Petra Bernhard, demostraron sus habilidades a los mandos de esta máquina tan especial.
El dinamismo de este prototipo de bicicleta eléctrica queda patente a primera vista. Hendrik Schaefers, uno de los diseñadores del Concept Desing Studio en Munich, lo explica así: "Al desarrollar la Audi e-bike Worthersee nos basamos en los principios de diseño de las motocicletas de competición. La e-bike transmite precisión, y tiene un diseño a la vez funcional y muy emocional. De hecho, los esfuerzos durante la fase de diseño se centraron en concebir una máquina deportiva".
Con unas dimensiones muy compactas y un centro de gravedad muy bajo, la e-bike resulta extraordinariamente ágil. Las baterías van alojadas en el interior del marco, y se recargan totalmente en solo 2,5 horas. Sólo se necesitan unos sencillos pasos para sustituir la batería por otra completamente cargada.
El motor eléctrico, acoplado directamente a la rueda trasera, está situado en una posición muy baja. Entrega una potencia máxima de tres caballos (2,3 kW), con un par máximo de 250 Nm.
Tanto el marco como los amortiguadores están realizados siguiendo el principio de construcción ligera Audi ultra. El material utilizado es fibra de carbono reforzada con polímeros (CFRP), que también se aplica a las llantas de 26 pulgadas, caracterizadas por un innovador diseño a base de radios planos denominado 'Audi ultra blade', que permite aprovechar mejor la energía de cada pedalada.
Excluyendo los componentes eléctricos, el peso total de la Audi e-bike es de 11 kg. Y la relación peso potencia es de 9 kg por cada kilovatio, todo un récord en este tipo de vehículos.
Unas homogéneas bandas de luces de diodos luminosos LED completan el diseño del marco, y ponen el característico y reconocible sello de Audi.
Para realizar acrobacias extremas, el asiento puede deslizarse a lo largo de la viga superior del marco, y ajustarse según las necesidades del 'piloto'. Con sólo presionar un botón situado en el manillar, también es posible levantar el asiento, consiguiendo así una postura de pedaleo más cómoda.
Desde una pequeña pantalla táctil se pueden elegir distintos modos de pedaleo, y controlar un gran número de funciones. Por ejemplo, el ciclista puede conectar su teléfono o dispositivo móvil a la computadora de la e-bike mediante WIFI, para desactivar la función de inmovilización. Y una cámara de vídeo integrada en el casco puede ir grabando imágenes de la ruta o las distintas acrobacias, que se transmiten en tiempo real a internet a través de la conexión con el smartphone.
Un programa especial permite establecer competiciones en línea, y medirse con otros ciclistas o amigos: cada acrobacia recibe una puntuación que permite al ciclista ir subiendo de nivel. El ranking en internet permite realizar un seguimiento de la evolución, y la pantalla de la Audi e-bike Worthersee incluso muestra mensajes con los informes de estado que se van publicando en Facebook.
El ciclista puede elegir entre distintos modos de pedaleo. En el modo 'muscle power', la e-bike sólo está propulsada por la fuerza que ejerce el ciclista al pedalear, sin soporte ni ayuda alguna del motor eléctrico. El modo 'Pedelec' suma a la potencia que genera el ciclista la fuerza del motor eléctrico, lo que permite alcanzar fácilmente velocidades máximas de hasta 80 km/h, con una autonomía entre 50 y 70 kilómetros.
En el modo 'eGrip' el ciclista puede tomarse un respiro y dejar que la Audi e-bike se mueva impulsada únicamente por la fuerza que genera el motor eléctrico; en este modo la velocidad máxima es de 50 km/h, y desde un mando giratorio tipo gripshift en el manillar se puede configurar el modo en que el motor entrega la potencia.
Un sistema especial de control electrónico sirve de ayuda al 'piloto', que puede seleccionar diferentes programas, bien desde la propia pantalla de la e-bike, bien a través de una aplicación en el teléfono móvil, según informó Terra.
El modo 'Power Wheelie' cuenta con diferentes niveles de ajuste para que incluso los menos expertos puedan pararse en una rueda con facilidad. Y en el 'Balanced Wheelie', para retos deportivos, el sistema de control electrónico ayuda a mantener el equilibrio del ciclista mediante la compensación de los movimientos hacia delante o hacia atrás utilizando el motor eléctrico.
De esta forma, el ciclista puede influir en la velocidad cambiando el reparto de pesos: al inclinarse hacia delante se gana velocidad, y al hacerlo hacia atrás, se consigue un efecto de frenado. También hay un modo 'Training' ideal para el entrenamiento.

No hay comentarios: