31 diciembre 2016

Piedras mentales

Angustiado, el discípulo acudió a su maestro y le preguntó:

- "¿Cómo puedo liberarme, maestro?"

El maestro contestó:

- "Amigo mío... ¿y quien te ata?"

No hay comentarios: