11 noviembre 2015

Crean una batería de aluminio mucho más segura que se carga en un minuto

Batería_ionAluminio
El primer prototipo soportó más de 7,500 ciclos de carga.
Un grupo de científicos en la Universidad de Stanford han desarrollado una nueva batería de iones de aluminio que, en comparación las baterías convencionales de litio, ofrece una carga mucho más rápida, una duración mucho más prolongada, y sobre todo, un empleo no flamable que resulta ser mucho más seguro al utilizarse en cualquier dispositivo electrónico.
“Hemos desarrollado una batería recargable de aluminio-ion que podría frenar el empleo de baterías alcalinas, que resultan ser muy malas para el medio ambiente y de baterías de litio que pueden llegar a explotar. Nuestro desarrollo no arderá en llamas aunque la perfores con un taladro” dijo Hongjie Dai, profesor de química en Stanford y líder del proyecto.
La batería es en realidad una especie de sábana flexible que puede envolverse y colocarse en prácticamente cualquier dispositivo móvil. Según las pruebas en el laboratorio, el primer prototipo de estas baterías Al-ion es capaz de soportar más de 7,500 ciclos de carga sin perder ninguna propiedad de sus capacidades, algo que está muy sobre las baterías de litio, que soportan hasta 1,000 ciclos. Esta no es la primera vez que los científicos desarrollan una opción similar a esta, pero hasta ahora, éste resulta ser el primer caso con una resistencia tan potente, el secreto está en el empleo de grafito común y corriente para el electrodo positivo (cátodo) de la pila.
Dai se refirió a las ventajas del aluminio como el material principal de la batería, que además de ser una fuente mucho más barata y ofrecer una menor posibilidad de sufrir un accidente, también ofrecerá mucha mayor rapidez al momento de recargarse, utilizando apenas un minuto para llegar al 100% de su capacidad en su prototipo principal.
“En nuestro estudio tenemos videos que muestran cómo puedes taladrear la sábana de aluminio durante algún tiempo sin provocar que se incendie. Algo que en el caso del litio es completamente impredecible y estás expuesto en un avión, en tu automóvil e incluso llevándolo en tu bolsillo. Además de más seguridad, hemos descubierto una batería de aluminio sin precedentes”, afirma Dai.
El desarrollo y fabricación de la batería así como su posible costo final, no se calcula a un elevado precio. La mala noticia es que la batería necesita todavía una serie de pruebas más en el laboratorio antes de poder hablar de una versión comercial, y es que aún tienen que solucionar problemas con el voltaje que hasta el momento ha alcanzado únicamente la mitad de la capacidad ofrecida por una batería de litio.



Tomado de: http://codigoespagueti.com/noticias/bateria-aluminio-stanford/